En los últimos años los tiempos han cambiado y en el caso del ámbito laboral, uno de esos cambios es el impulso de las nuevas generaciones de trabajadores hacia una nueva forma de valorar las compensaciones que un trabajo les puede reportar. El salario que reciben los empleados a final de mes ya no es tan importante si la empresa no ofrece otro tipo de incentivos no económicos por los cuales merezca la pena permanecer dentro de la compañía. Estamos hablando del salario emocional ¿te suena?

Tener un horario flexible, días libres, beneficios sociales, posibilidades de promoción en la empresa… son incentivos no económicos por los cuales merece la pena permanecer en una empresa.

Así, podríamos definir el salario emocional como todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo es incentivar de forma positiva la imagen que tiene sobre su ambiente laboral e incrementar su productividad, así como satisfacer las necesidades personales, familiares o profesionales que manifiesta, mejorando su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional.

Algunos de esos incentivos pueden ser los siguientes:

  • Ofrecer un horario flexible, es algo que sabemos que los trabajadores de Outycom tienen en cuenta. Es decir, cumplir con las ocho horas pero sin tener horario estricto de entrada o de salida. Poder entrar media hora más tarde a trabajar para poder dejar a tus hijos en el colegio es sin duda una medida conciliadora que se agradece.
  • El teletrabajo (trabajo a distancia); muy valorado por las nuevas generaciones de trabajadores, acostumbrados al uso de las herramientas informáticas, pero también es un beneficio importante  para padres o madres que tienen hijos o familiares enfermos y les resulta muy complicado conciliar.
  • Ayudas en el desarrollo de la carrera profesional; las organizaciones más avanzadas en la gestión del talento capacitan a sus empleados para el desarrollo de la misma.
  • Guardería para niños pequeños en el mismo lugar de trabajo, o para escolares durante las vacaciones.
  • Días libres para los empleados el día de su cumpleaños, o acciones como acompañarlos en momentos difíciles de su vida como en la pérdida de un ser querido.
  • Beneficios sociales: seguros, planes de jubilación, ayudas a la educación de los hijos…
  • Espacios de distracción en la empresa; todos conocemos oficinas como las de Google y otras organizaciones punteras que ofrecen a sus empleados salas de descanso, salas de juegos, salas con televisión, gimnasios u otras salas dedicadas a desconectar del trabajo. En Outycom nos gusta juntarnos en la sala de reuniones y tomar unos aperitivos cuando es el cumpleaños de alguno de los compañeros, acciones como estas fomentan el buen clima laboral.
  • Ayuda en capacitación y formación que no esté directamente relacionada con nuestro trabajo diario como por ejemplo los idiomas.
  • Y por último, algo tan sencillo como es el reconocimiento al trabajo bien hecho. Y no me refiero a un reconocimiento monetario sino simplemente a las palabras o a los gestos. A todas las personas y por ende a todos los trabajadores, nos gusta que nos digan las cosas que hemos hecho bien y no solamente aquellas que hemos hecho mal. Palabras tan sencillas como “gracias”, “enhorabuena”, “bien hecho”, “confío en ti”, son parte de un salario emocional que compensa y satisface en ocasiones mucho más que cualquier retribución económica.

La estrategia de salario emocional comienza desde el reclutamiento de personal, en dónde un candidato puede enamorarse y querer trabajar en su empresa, por los beneficios que incluyes al publicar una vacante.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información:
Ver política de cookies
Aceptar