Hasta hace no muchos años el pensamiento de muchas organizaciones pasaba por creer que el éxito empresarial se daba gracias al constante trabajo de sus empleados, jornadas laborables interminables en las que el cumplimiento de las tareas era el objetivo fundamental.

Sin embargo, la mayoría de las empresas hoy en día se han dado cuenta que hay factores como el buen ambiente laboral, la conciliación o la flexibilidad adaptada a las circunstancias de cada trabajador, que influyen positivamente en el éxito empresarial y en la motivación de sus empleados.

Una persona que tiene que estar realizando su trabajo durante 8 horas, de forma rutinaria, puede terminar siendo un trabajador desmotivado y sin alicientes por mejorar en su trabajo. Sin embargo, una persona que esté feliz en su puesto de trabajo y en el ambiente de la empresa, afrontará retos con mayor ilusión y estará abierto a nuevas ideas y proyectos que redundarán positivamente en la compañía.

Algunos de los factores clave para trabajar en el buen clima laboral son los siguientes:

Crear un ambiente de confianza, con una buena comunicación e información adecuada entre superiores y colaboradores.

Trabajo en equipo, compartiendo diferentes puntos de vista con nuestros compañeros, y reforzando así la colaboración entre todos.

Sentirse valorado, bien por tus superiores o por tus compañeros, hace que las personas quieran involucrarse más en los proyectos de la empresa.

Ayudar a la conciliación familiar. El trabajo debe ser una parte importante de nuestras vidas pero no puede condicionar por completo nuestra vida personal. Desde la empresa podemos llevar a cabo varias acciones como dar la opción de horarios más flexibles o adaptados al horario de los colegios, entre otras.

Construir un espacio físico agradable. Nos pasamos muchas horas al día en el trabajo, por lo que hay que procurar tener estos lugares bien iluminados, ventilados, etc. Además, la organización, la limpieza y el confort deben cuidarse al detalle, ya que repercutirán en el estado emocional y en la productividad de los empleados.

Fomentar planes de carrera laboral, que permitan a los empleados formarse más y crecer y ascender dentro de la empresa.